martes, 31 de mayo de 2011

Panecillos de Leche con Masa Madre


Hoy os traigo una receta con la que inicio una nueva "formación" gastronómica. Aparte de pastelitos, comiditas dulces y saladas voy poco a poco adentrándome en el mundo del pan.

La verdad es que soy poco panera, no tengo costumbre de comer mucho pan, pero siempre tengo para el "bocadillo" de Raquel y para las tostadas del fin de semana. Así es que orientaré este aprendizaje en estos aspectos.

Mi primer paso ha consistido en hacer la masa madre de Iban Yarza, gracias al empujocito que me ha dado mi hermana. Me ha empezado a contar su experiencia con panes, masas madres..., y ¡como iba yo a quedarme sin probarlo!. Para hacerla empecé con este video que explica pasito a pasito cómo hacerla.


video

Y si no tenéis ganas de hacer ni alimentar vuestra masa madre no os preocupeis, ya que no todas las recetas de pan, bollitos o similares llevan masa madre. Es más, casi todas las recetas aparte de masa madre llevan un "apoyo" de levadura de panadería que es la que se usa para hacer panes y algunas masas.

En este caso, como sí tenía masa madre he estado buscando una receta de panes de leche que la lleven. Y la he encontrado en el blog "Ma petite boulangerie". Eva es toda una experta en esto del pan, tiene un blog lleno de recetas y de tutoriales que os pueden servir de gran ayuda. ¡Os la recomiendo! Y si queréis una receta sin masa madre podéis hacer esta de Xavier Barriga, el "Ferrán Adriá del pan", como lo llaman, un cocinero que está extendiendo por toda España el amor por el pan.

Y ahora os cuento mi experiencia con estos panes. La verdad es que ha sido muy positiva. Por un lado el placer de hacer mi propio pan para el desayuno, eso es lo mejor. Lo segundo, ¡que han salido estupendos! Quizás una de las cosas que más se temen al hacer el pan es que no suba, y por suerte o por desgracia a mí me subieron una barbaridad. Digo por desgracia porque no preveía yo tanta subida y al final se juntaron unos con otros en el último levado (eso que los había separado bastante), aun así los pude separar casi sin problemas eso sí, una vez horneados. Se me ocurrió intentar separar uno antes de meterlo en el horno y aparte de que fue imposible (la masa es pegajosa y no se dejaba coger), ese pan que toqué se bajó y quedó aun después de horneado mucho más pequeñito que los otros. Así es que tened en cuenta que subirán en el último levado y en el horno aun subirán más. Yo hice 2 bandejas y debería haber hecho 3.

Ahora os pongo la receta para ver quién es el primero que se anima. ¡Os advierto! Es muy gratificante hacer tu propio pan. Por otro lado está cada vez más de moda, así es que ¡subiros al carro del pan casero!.


Ingredientes (para unos 14 panecillos):
  • 200 grs. de Masa madre
  • 50 grs. de Mantequilla
  • 1 1/2 cucharadita de Sal
  • 3 cucharadas soperas de Azúcar
  • 1 1/2 cucharadita de levadura seca de panadería o 25 grs. de levadura de panadero normal
  • 530 grs. de Harina de Fuerza (no de repostería, es especial) + 100 grs. de reserva.
  • 300-350 ml. leche
  • 1 huevo para pintar

Lo primero que hacemos es dejar la mantequilla ablandar a temperatura ambiente durante una media hora (en verano). En invierno tardará un poquito más.

Después mezclamos a mano o con un robot amasador todos los ingredientes menos la leche. Esta la iremos añadiendo poco a poco mientras amasamos. Debemos ir añadiendo leche y amasando hasta que la masa se empiece a pegar en las manos (o mejor, que no se llegue a pegar). Aunque en la receta original pone 350 ml. de leche yo tuve suficiente con unos 300-325 ml. Depende también el tipo de harina que utiliceis. Si veis que os queda demasiado pegajoso id añadiendo la harina de "reserva" que os pongo en los ingredientes. Siempre es bueno tener un margen más para corregir la textura. Ahora vamos amasando. En un robot unos 5-10 minutos de amasado. A mano, tocará amasar durante bastante tiempo 10-15 minutos. Nos debe quedar una masa brillante, lisita, sin grumos y muy elástica.

Dejamos reposar una hora.

Hacemos porciones de unos 80 grs. Podéis también hacerlas de unos 100 grs. Os quedarán más grandes, eso es a gusto. Con cada porción y sobre una encimera enharinada (con la harina de reserva) preparamos y amasamos como veréis en este video explicativo (aunque está en catalán vemos la técnica de elaboración del pan, que es lo que realmente importa).

video

Damos forma de barrita o de pan redondo y vamos dejándolos encima de la bandeja de horno, o lámina de silicona donde los vamos a hornear y con la separación suficiente para que no se peguen unos con otros. Pintamos con huevo y dejamos reposar en un lugar sin corriente de aire y cuanto más cálido mejor (yo lo hice dentro del horno apagado). Debe doblar el volumen. Yo lo dejé unos 60 minutos, aunque ahora la temperatura es bastante cálida y sube bastante rápido. Puede que necesiteis más tiempo.

Precalentamos el horno a 250º. Cuando esté caliente bajamos la temperatura a 230º. y horneamos durante unos 9 minutos con calor solo por abajo. Entonces ponemos también el grill y horneamos 3 minutos más. Vigilad, porque enseguida cogen color y se nos pueden tostar más de la cuenta. El huevo hace que se doren enseguida.

Dejamos enfriar sobre una rejilla y ya están listos.

Si queremos congelar debemos esperar a que se hayan enfriado totalmente y estén a temperatura ambiente. Yo los introduzco en una bolsa "film" con cierre hermético para que se conserven lo mejor posible.

jueves, 26 de mayo de 2011

Galletas de Vainilla (hechas con pistola)


¿Habéis visto qué galletas más bonitas? Pues se hacen con un arma: una pistola. ¡Ojalá todas las pistolas fueran de galletas!, ¿verdad?.

¿Qué os cuento de esta receta?. Las he hecho con una pistola de galletas que compré en el Lidl hace un año más o menos. Es una máquina parecida a una churrera casera. Tiene unas boquillas por las que sale la masa con una forma concreta (depende de la boquilla que le adhieras). Hice un primer intento hace unos meses y un gran desastre. La masa no conseguía desprenderse de la pistola.

El problema de estas galletas no está tanto en la pistola sino en encontrar el punto exacto de la masa. Tiene que tener una textura concreta que permita que se desprenda de la pistola, y personalmente si no me saliera a la primera no sabría como solucionarlo (como ya me pasó con otra receta). Pero no todo son inconvenientes: en el momento en el que le cojáis el truquillo a la masa y a la pistola vais a ver que es una forma bastante rápida y limpia de hacer galletas. Se hacen en un momento, salen un montón y quedan muy bonitas. Así es que animaros, que veréis que bien os van a quedar.

Por eso esta vez quise asegurarme con una receta "que no fallara". Tras buscar por internet (cómo no) vi que prácticamente todos los que han probado la receta de Kanela y Limón habían tenido éxito en tan ardua tarea.

Un consejo muy importante: sed lo más exactos posibles con las cantidades de la receta para no tener problemas. También comentaros que con esta cantidad salen muchiiiisimas galletas. Yo por lo menos hice unas 6 bandejas. Son galletas pequeñitas y no se deben poner muy juntas porque "crecen", aunque solo un poquito, en el horno. Si queréis menos cantidad haced la mitad. Para el huevo: pesadlo batido y utilizad la mitad de su peso.

De sabor son deliciosas. Yo le añadí ralladura de limón para que no supieran solo a mantequilla. Me gusta darle ese puntito de sabor. Poco a poco me iré atreviendo con nuevas variantes y también las decoraré un poquito con mermelada o chocolate. Para el que tenga pistola se las recomiendo 100%.

INGREDIENTES (para unas 120 galletitas):
  • 340 grs. de Mantequilla (a temperatura ambiente, eso es importantísimo)
  • 240 grs. de Azúcar
  • 2 cucharadas de Leche (20 grs.)
  • 1 cucharada de Esencia de vainilla (10 grs.)
  • 1 Huevo (a temperatura ambiente)
  • 1 cucharadita de Levadura (4 grs.)
  • 525 grs. de Harina
  • Ralladura de un Limón (opcional)

Os añado indicaciones dependiendo del tipo del pistola que tengáis (yo tengo la del Lidl) y os explico como he conseguido que me salgan bien (cuesta un poco cogerle el truco). Otra cosa, como soporte a las galletas he probado con 3 "elementos" y con los 3 he obtenido el mismo resultado (bueno): bandeja del horno bien limpita y sin engrasar, tapete de silicona (ese que tiene como una rejilla beige y el borde rojo) o bandeja para hornear galletas (en mi caso la de Ikea, que creo que ya no se fabrica, aquí tenéis una similar).


Elaboración:

Una vez que tenemos la mantequilla a temperatura ambiente (hacerlo de forma natural, es decir, sacándola de la nevera con tiempo suficiente) juntamos con el Azúcar y batimos con unas varillas o con el accesorio pala de la Kitchen Aid o similar. Hay que dejarla un buen rato, unos minutillos para que quede blanquita y esponjosa. Después añadimos la Leche y la Vainilla y seguimos batiendo. Incorporamos el Huevo y volvemos a batir hasta que quede todo bien integrado.

Añadimos la harina, que habremos tamizado con la levadura previamente, en 3 o 4 veces y seguimos amasando hasta que tengamos todo bien mezclado. Terminamos de integrar con una espátula.

Precalentamos el horno a 170ºC.

Ahora viene la parte más delicada, es la de dar forma a las galletas. Introducimos la masa en la pistola y apoyamos la boca de la misma por completo sobre la bandeja del horno limpia y sin engrasar (no es preocupéis que con la mantequilla que llevan las galletas no se van a pegar). Ahora dependiendo de la pistola que tengáis trabajaréis de una de estas 2 formas:
  • Si vuestra pistola saca masa en función del tiempo que aprietes: pegamos un "tiro" contamos un segundo (es importante este segundo, si no no saldrá toda la masa), retiramos la pistola de un golpe seco y obtendremos las formas de galletas sin problema (esto funciona con la pistola que usa Kanela y Limón)
  • Con mi pistola del Lidl, que tiene un tope para cada "disparo": ponemos la pistola firme sobre la bandeja sujetándola con las dos manos. Pegamos un tiro y seguimos sin despegar. Pegamos otro y mientras lo estamos dando despegamos la galleta. Es decir, ni un golpe de pistola ni dos completos. Haced algunas pruebas hasta que os salgan bien las galletas y se os queden adheridas a la bandeja. Una vez le cojáis el truco será muy rápido.

Yo para rellenar las bandejas utilicé los 3 utensilios que os explico arriba, para que mientras unas se horneaban ir rellenando otras bandejas y no tener que esperar.

Introducimos en el horno a 170ºC hasta que empiecen a tomar un color dorado, (unos 10-12 minutos en mi horno aproximadamente). Sacamos del horno y dejamos enfriar unos 3-5 minutos. Si están muy calientes se nos romperán al despegarlas, y si se han enfriado mucho nos costará más trabajo pues estarán más adheridas.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Bizcocho de Chocolate y Suero de leche


¡Qué alegría! ¡Ya 10.000 visitas en mi blog! Espero que no hayais engordado demasiado con estas entradas. Me encanta haberos acercado en estos meses un poquito la cocina a vuestros hogares, y si alguien que no cocina mucho se ha animado con alguna de estas recetas, pues ¡estupendo! Muchas gracias a todos mis seguidores, veo como poquito a poco van aumentando y siguiendo todas estas recetillas que uno recopila de aquí y allá.

Hoy os traigo una receta, la verdad, no muy novedosa con respecto al Bizcocho de suero de leche: solo cambio un par de ingredientes. Pero el motivo de publicarla es porque es uno de los bizcochos de chocolate más jugosos, sabrosos y tiernos que he hecho nunca. Para mí es motivo de alegría, ya que siempre ando buscando recetas de este tipo: tiernas y jugosas, el secreto para un bizcocho muy muy apetecible.

Ayer decidí sacar del congelador uno de los tantos botes de suero de leche que aun me quedan y hacer una variante del Bizcocho de suero de leche que ya os puse hace unos días: "¿Saldrá igual de jugoso?", me pregunté. Y la verdad es que sí. Está superbueno. ¡Para no parar!

Respecto a los cambios con el anterior bizcocho os cuento. He sustituido 50 grs. de harina por 50 grs. de chocolate. Además en vez de aromatizarlo con ralladura de limón o naranja he decidido poner un plátano pasadillo que tenía en la nevera y así obtengo otro sabor que para mi gusto le va estupendo al chocolate, aunque podéis seguir con el sistema tradicional de ralladura de cítricos. Incluso unas pepitas de chocolate o algunas nueces le puden venir genial.

Ahí va la receta:

INGREDIENTES (para un molde de rosco):
  • 4 huevos (aprox. unos 250 grs.)
  • El peso de los huevos de Azúcar
  • El peso de los huevos de suero de leche
  • Un plátano (opcional, se puede sustituir por ralladura de naranja o limón)
  • 50 grs. de aceite de girasol (se puede poner de oliva pero el de girasol neutraliza más el sabor)
  • 200 grs. de Harina
  • 50 grs. de Chocolate en polvo "Valor"
  • 1 sobre de levadura Royal
ELABORACIÓN TRADICIONAL:

Lo primero será engrasar el molde que vayamos a utilizar con mantequilla y harina.

Con unas barillas batimos los huevos con el azúcar hasta que hayan esponjado y estén blanquecinos.

Batimos el suero de leche con el plátano aparte. Añadimos a la mezcla de huevo el aceite, batiendo delicadamente para que no se baje y el suero de leche con el plátano.

Tamizamos la harina con el chocolate y la levadura e incorporamos a la mezcla con movimientos envolventes.

Vertemos la mezcla en el molde y cocemos en el horno precalentado a 180ºC durante 30-35 minutos aproximadamente.

ELABORACIÓN CON THERMOMIX:

Lo primero será engrasar el molde que vayamos a utilizar con mantequilla y harina.

Batir los plátanos con el suero de leche unos segundos a velocidad 6. Apartamos y enjuagamos el vaso de la Thermomix secándolo bien.

Batir los huevos y el azúcar con la mariposa en las cuchillas 7 minutos, 40º, velocidad 3.

Añadir los ingredientes restantes y batir unos segundos a velocidad 2 hasta que veamos todo integrado.

Vertemos la mezcla en el molde y cocemos en el horno precalentado a 180ºC durante 30-35 minutos aproximadamente.

NOTA: Para un buen horneado recomiendo vigilar el bizcocho. Cuando veamos que le quedan solo unos minutos para terminar (el palillo sale solo un poco mojado al pinchar) corto el horno. Dejo el bizcocho dentro 1o minutos. Así se termina de hacer pero la temperatura baja de forma gradual. Después entreabro la puerta del horno para que se enfríe lentamente y no se baje.

jueves, 19 de mayo de 2011

Quiche Lorraine


Para terminar la semana pongo una recetilla salada. Creo que es una estupenda idea para una comida informal en el campo. Parece muy complicada pero es bastante facil de hacer. Además, si no contais con mucho tiempo al final os pongo unos truquillos para ahorrar tiempo.

Una Quiche es un pastel salado proveniente de la Lorena francesa (de ahí el nombre de esta variante: Lorraine). Como toda la cocina francesa tiene un punto de "finura" especial. A mí me encanta. Hay miles de variantes de este producto y cada cual puede ajustarlo a sus ingredientes: bacon, jamón york, espinacas, puerros, cebolla, calabacín... Hay miles de posibilidades, aunque la más extendida es la que lleva bacon (la Quiche Lorraine). También la versión jamón york-puerros es bantante conocida.

Yo os pongo la receta de masa quebrada del libro de la Thermomix. Es muy facil de manejar y no me suele dar problemas, aunque sobra algo de cantidad. Y en cuanto al relleno he optado por la versión de "Las Recetas de Mamá" (aunque con alguna pequeña modificación) que probé gracias al Quiche que hizo mi hermana y que resulta mucho más jugoso que el de la Thermomix.

¿Os animais?

INGREDIENTES (para una Quiche):


Masa quebrada:
  • 300 grs. de Harina
  • 100 grs. de Mantequilla
  • 2 Huevos
  • 1 cucharadita de Sal
  • 1 cucharadita de Azúcar
Relleno:
  • 200 grs. de Bacon ahumado (o jamón york)
  • 150 grs. de Queso gruyère (podeis aprovechar cualquier queso que tengais en casa)
  • 1 cucharada de aceite
  • 200 ml. de nata
  • 100 ml. de leche
  • 4 huevos
  • Sal
  • Pimienta
  • Nuez Moscada

Para hacer la masa lo único que tenemos que hacer es mezclar bien todos los ingredientes. Cuando tengamos una masa homogénea introducimos envuelta en film transparente en la nevera durante unos 30-60 minutos.

Precalentamos el horno a 180º.

Limpiamos la encimera de la cocina. Espolvoreamos con harina y con un rodillo (al que también le pondremos una poca) estiramos la masa hasta que nos quede del grosor deseado (ni muy fina ni muy gruesa (unos 3 mm.). Es una masa muy facil de trabajar así es que no debemos tener problemas. Cuando tenga un tamaño mayor que el del molde (debemos cubrir los filos también) enrollamos en el rodillo (para que sea más facil de trabajar) y cubrimos el molde previamente untado de mantequilla y harina.

Vamos con la mano acoplando la masa al borde y al fondo y cuando hayamos terminado pasamos el rodillo por encima con lo que cortaremos los bordes sobrantes.

Para que la masa no suba podemos poner encima unas legumbres (el peso de las mismas evitará la subida) o pinchamos bastantes veces con un tenedor la base de la tarta (este método da peores resultados que el de las legumbres).

Introducimos en el horno a unos 170º durante unos 10-12 minutos. A mí no me gusta que se haga demasiado porque luego llevará más horno y como quede demasiado hecha es muy dificil de cortar. En este aspecto prefiero quedarme corta que pasarme.

Mientras la base está en el horno prepararemos el relleno.

Primero vamos a rallar el queso y partir el bacon a taquitos.

Se pone una sartén con la cucharada de aceite y se fríe el bacon, se deja escurrir sobre papel de cocina y se reserva. Se baten los huevos y se mezclan con la nata y la leche, se sazona con sal y pimienta y le añadimos un poquito de nuez moscada.

Sobre la base de la tarta se pone algo más de la mitad del bacon y el queso y a continuación la mezcla de huevo y nata, se reparte el resto del bacon por arriba y se hornea a 180º durante una media hora o hasta que esté cuajado y dorado.

Este pastel es muy versatil y podemos tomarlo tanto frío como caliente. A mí personalmente me gusta más frío o al menos templado, pero no demasiado caliente.

NOTAS:

Si queremos ahorrar tiempo tenemos varias opciones:
  • Comprar la masa quebrada hecha por lo que como viene estirada solo tendremos que adaptarla a nuestro molde.
  • Comprar el queso rallado
  • Comprar el bacon en trocitos
En cuanto a los ingredientes no tengais miedo a experimentar ya que esta receta sale bien con casi cualquier cosa. En internet encontrareis un montón de varientes. Espero que las disfruteis.

martes, 17 de mayo de 2011

Magdalenas esponjosas de Chocolate


¡Vaya semana llevo metida en la cocina! ¡No paro! Y eso lo vais a ver plasmado en mi blog. Estad atentos esta semana que vienen cositas ricas.

Hoy traigo una receta que a casi todos os gusta (aunque sé que hay "detractores" del chocolate que alomejor no disfrutan tanto con ella). Las encontré en el blog de "Cocido de Sopa" (un blog magnífico) y supe que no tardarían mucho en "materializarse" en mi cocina.

Y aquí están: redonditas, morenitas y espectaculares. Subieron muchísimo y aunque me gustan un poquito más jugosas son ideales para acompañarlas con helado o con algún frosting de queso (aunque mi hija y yo nos las hemos comido tal cual). Os las recomiendo. Disfrutareis de un intenso sabor a chocolate.

La receta original era para 9 magdalenas y pensé "dónde voy yo con 9 magdalenas". Así es que doblé las cantidades :-) Y si veo que sobran las congelo y las voy sacando poco a poco. Ahí van:

INGREDIENTES (para unas 20 unidades):
  • 50 gramos de leche
  • La ralladura de una naranja (opcional)
  • 4 huevos
  • 250 gramos de azúcar
  • 200 gramos de aceite de oliva suave o de girasol
  • 200 gramos de harina
  • Un pellizco de sal
  • 1 sobre de levadura
  • 6 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar (Valor)
  • Unas chispitas de chocolate para decorar

Elaboración Tradicional
  1. Precalentamos el horno a 250º.
  2. En un recipiente hondo batimos durante unos 6 minutos los huevos junto con el azúcar con unas varillas eléctricas o manuales hasta que la mezcla haya blanqueado.
  3. Añadimos el aceite y la leche y mezclamos.
  4. Tamizamos la harina, la pizca de sal, la levadura y el chocolate en polvo y lo añadimos a los huevos, incorporando todos los ingredientes pero sin batir en exceso. Aquí añadiríamos la ralladura de naranja.
  5. Preparamos una bandeja de metal de magdalenas, o unos moldes metálicos, muy recomendables para que la masa no se expanda a lo ancho, dentro colocamos unos papelitos para magdalenas, y los rellenamos de la masa dejando un centímetro libre hasta el borde.
  6. Dejar reposar la masa media hora dentro de la nevera.
  7. Sacamos la bandeja, y distribuimos por encima las chispitas de chocolate para decorar.
  8. Introducimos en el horno, bajamos la temperatura a 220º y horneamos entre 12 y 14 minutos, con calor superior e inferior y la bandeja a media altura.
  9. Transcurridos un par de minutos sacamos las magdalenas de la bandeja metálica y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Elaboración con Thermomix
  1. Precalentamos el horno a 250º.
  2. Ponemos los huevos y el azúcar en el vaso y los batimos durante 3 minutos, 37º, velocidad 5. Volvemos a programar otros 3 minutos más, velocidad 5, sin temperatura.
  3. Añadimos el aceite y la leche por el bocal, y mezclamos 15 segundos, velocidad 5.
  4. Añadimos la harina, la levadura, la pizca de sal y el chocolate en polvo, y mezclamos 8 segundos, velocidad 6. En este punto añadiríamos la ralladura.
  5. Preparamos una bandeja de metal de magdalenas, o unos moldes metálicos, muy recomendables para que la masa no se expanda a lo ancho, dentro colocamos unos papelitos de magdalenas, y los rellenamos de la masa dejando un centímetro libre hasta el borde.
  6. Guardamos las magdalenas en la nevera durante media hora.
  7. Sacamos la bandeja, y distribuimos las chispitas de chocolate para decorar.
  8. Introducimos en el horno, bajamos la temperatura a 220º y horneamos entre 12 y 14 minutos, con calor superior e inferior y la bandeja a media altura.
  9. Transcurridos un par de minutos sacamos las magdalenas de la bandeja metálica y dejamos enfriar sobre una rejilla.

lunes, 16 de mayo de 2011

Bizcocho de suero de leche


Me encanta eso de reutilizar en cocina, y es que me da mucho coraje tener que tirar comida, por eso siempre que tengo alguna sobra intento darle salida.

Y es que la semana pasada estuvimos haciendo queso de cabra de nuevo y me negaba a tirar los 6 litros (o más) de suero de leche que nos sobraron. Así es que había que buscar alguna recetilla por internet para darle uso y esta fue la que más me gustó.

Sale un bizcocho consistente pero a la vez muy jugoso, me encantó, y a todos los que lo probaron también, o eso dijeron...

Aun así tengo un montón de litros de suero congelados en porciones para seguir haciendo cositas ricas...

Os paso la receta que encontré en el blog de Carmelilla. Os pongo la elaboración con y sin Thermomix.

Si tenéis la oportunidad de contar con esta estupenda materia prima. ¡Adelante con él! 100% recomendado.

INGREDIENTES (para un molde de unos 24 cm.):
  • 4 Huevos (aprox. unos 250 grs.)
  • El peso de los huevos de Harina
  • Lo mismo de Azúcar
  • Lo mismo de Suero de leche
  • 50 gr. de Aceite
  • La Ralladura de 1 Limón
  • 1 sobre de Levadura

ELABORACIÓN TRADICIONAL:

Lo primero será engrasar el molde que vayamos a utilizar con mantequilla (o aceite) y harina.

Con unas barillas batimos los huevos con el azúcar hasta que hayan esponjado y estén blanquecinos.

Añadimos el aceite batiendo delicadamente para que no se baje la mezcla. Luego añadimos el suero y la ralladura del limón y batimos hasta que quede una masa homogénea.

Mezclamos la harina con la levadura y la incorporamos a la mezcla tamizándola y con movimientos envolventes.

Vertemos la mezcla en el molde y cocemos en el horno precalentado a 180ºC durante 30 minutos aproximadamente.


ELABORACIÓN CON THERMOMIX:

Lo primero será engrasar el molde que vayamos a utilizar con mantequilla (o aceite) y harina.


Batir los huevos y el azúcar con la mariposa en las cuchillas 7 minutos, 40º, velocidad 3.

Quitar la mariposa, añadir los ingredientes restantes y batir 6 segundos, velocidad 5.

Vertemos la mezcla en el molde y cocemos en el horno precalentado a 180ºC durante 30 minutos aproximadamente.

viernes, 6 de mayo de 2011

Galletas de Arándanos


¡Qué ricas son las galletas! Y qué bien viene tener siempre algunas hechas. A mí no me faltan ni en casa ni en el trabajo (para un picoteo de emergencia). Intento comprar sólo cuando no hay más remedio y siempre que puedo las hago yo en casa.

Y hace un par de días debía reponer mi "despensa" y tocaba elegir. Tenía unos arándanos deshidratados y un libro: "Con las Manos en la masa: 100 Galletas". Decidí ojear y encontré éstas.



Son unas galletas muy fáciles de hacer, con un sabor estupendo. Por ponerles una pega, los arándanos deshidratados resultan para mi gusto demasiado resecos, así es que recomiendo hidratarlos un ratito en agua antes de incorporarlos a la masa para que queden más jugosos. Aun así la mezcla con chocolate blanco es espectacular.

INGREDIENTES (para unas 30 galletas):
  • 225 grs. de Mantequilla a temperatura ambiente
  • 140 grs. de Azúcar Moreno
  • 1 Yema de Huevo
  • 2 cucharaditas de Zumo de Naranja
  • 280 grs. de Harina
  • 1 pizca de Sal
  • 100 grs. de arándanos (frescos o secos)
  • 25 grs. de Gotas de Chocolate Blanco

Precalentar el horno a 180º y forrar 2 bandejas con papel de hornear o una lámina de silicona.

Mezclar la mantequilla y el azúcar bien en un bol. Incorporar la yema de huevo y el zumo de naranja y seguir batiendo. Tamizar la harina y la sal e incorporar. Mezclar todo hasta que quede una masa homogénea.

Añadir por último los arándanos y las gotas de chocolate e integrarlos en la masa.

Hacer bolitas no demasiado grandes con la masa (yo hago una de prueba, la aplasto y veo como queda, teniendo en cuenta que en el horno se expandirá un poquito más). Poner en la bandeja de horno y aplastar un poco con la palma de la mano. Dejar el suficiente espacio entre ellas para que no se peguen unas a otras al calentarse.

Hornear durante unos 10-15 minutos, hasta que estén ligeramente doradas. Una vez fuera del horno dejarlas entre 5-10 minutos en la bandeja o sobre el papel de horno. Recién sacadas están muy blanditas y con cualquier golpe se pueden partir. Cuando se enfrían se endurecen y ya no tendremos este problema.

jueves, 5 de mayo de 2011

Muffins de Manzana y Limón


Hoy os traigo una receta que hice hace algunos días (no me quedan existencias, abstenerse los "catadores" expontáneos). La verdad es que con tanto internet, tanto blog de cocina y todas las posibilidades que tienes con la conexión a la red tenía bastante aparcados mis libros de cocina. Y tienen una cantidad de recetas con una pinta... Así es que voy a desempolvarlos y ponerme manos a la obra con ellos.

Hoy pongo una receta del libro "Muffins, pequeñas exquisiteces para todos los paladares". Es un regalo de mi hermana agradeciéndome algún producto de cocina que le compré. Y yo tremendamente agradecida por el mismo (me gusta más el trueque que el "yo te compro y tú me pagas"). Aparte de Muffins este libro tiene también recetas de donuts y bagels, aunque he de decir que aun no me he atrevido con ellos. Es un libro que recomiendo: muchas, asequibles y variadas recetas y a un precio bastante económico (rondando los 7 €). A veces sale en las ofertas del Lidl, por lo que también podéis adquirirlo por ahí.




Y centrándonos en la receta comentaros que es muy buena. Me encanta la manzana cocinada (ya lo habréis observado) y con estos muffins tengo una forma distinta de comerlos que no sea en bizcocho.

Solo añadir que se conservan en la nevera, pues al llevar la fruta "cocida" se estropean si se dejan sin refrigerar.

INGREDIENTES (para unos 14 muffins):
  • 250 grs. de Manzanas
  • 2 cucharadas de Zumo de limón
  • 250 grs. de Harina
  • 2 cucharaditas de Levadura
  • 1/2 cucharadita de Bicarbonato
  • 1 Huevo
  • 125 grs. de Azúcar
  • 1 sobre de Azúcar vainillado o una cucharadita de Esencia de Vainilla
  • 80 ml. de aceite
  • 250 grs. de Yogurt Natural
Pelar las manzanas, quitarles el corazón y cortarlas en dados pequeños. Rociarlas con el zumo del limón.

Precalentar el horno a 180º (160º si es con aire).

Mezclar la harina con la levadura y el bicarbonato.

Batir el huevo y mezclarlo con el azúcar, el azúcar vainillado, el aceite, el yogur y los dados de manzana.

Incorporar a la mezcla de harina y unificar. Rellenar los moldes de magdalena y hornear durante unos 20-30 minutos (hasta que al pinchar salgan limpias) en la parte media del horno con calor arriba y abajo.

NOTA: Para los que nunca hayais hecho magdalenas os comento que deberéis usar moldes de silicona o moldes de papel insertados en una bandeja de muffins o en cualquier otro utensilio que impida que se abra el papel por la fuerza de la masa. Si no lo haceis así se os abrirá el papel de magdalena y la masa se expandirá dentro del molde, quedando una apariencia no demasiado buena.