jueves, 15 de abril de 2010

Mona de Pascua



¡Uy qué recetita! Mi familia paterna (de ascendencia catalana) no perdona un domingo de Resurrección sin esta maravilla. Y como yo andaba de vacaciones por estas fechas y ya tenía el conejito comprado, lo he dejado para una semanilla después.
Indagué y pregunté, y la verdad es que hay monas de todo tipo. Pregunté a mi amiga Laura (catalana también) y me dijo que alguna con yema por encima y almendritas en los bordes podría ser lo típico... Y ¡manos a la obra!
Empecé por preparar el bizcocho genovés el día anterior y para la misma tarde terminé de "tunearla". Esta fue la forma:

INGREDIENTES:
  • Bizcocho Genovés (seguid el enlace para ver la receta)
  • Almíbar para calar el bizcocho
  • Relleno de Trufa
  • Cobertura de Yema Tostada
  • Nata montada para adornar
  • Almendras fileteadas
  • Adornos de mona: conejitos y huevos de chocolate, pollito... aquí lo que se os ocurra


Almíbar para calar el bizcocho:
  • 100 grs. de Agua
  • 100 grs. de Azúcar
  • 1 chorrito de Vodka Caramelo (o cualquier licor que os guste)
Ponemos en un cazo todos los ingredientes. Cuando empiece a hervir cortamos el fuego y dejamos atemperar.


Relleno de Trufa:
  • 200 grs. de Nata para montar
  • 2 cucharadas soperas de Azúcar glass (unos 50 grs.)
  • 1 cucharada sopera de Chocolate Valor sin azúcar (una delicia, fondo de alacena, jeje)
Pues esto es fácil: empezamos a batir la nata con una batidora de varillas. Cuando llevemos un minuto añadimos el azúcar. Seguimos batiendo. Cuando empiece a coger consistencia echamos el chocolate y seguimos batiendo hasta obtener la consistencia deseada.


Cobertura de Yema Tostada:
  • 4 Huevos L
  • 250 grs. Azúcar (el peso de los huevos)
  • 100 grs. Agua
  • 20 grs. Maizena
  • 2 o 3 cucharadas de Azúcar para quemar
Batir un poco los huevos (con una batidora va genial), mezclarlos con el agua y pasarlo por un colador metálico o chino. Si habéis usado batidora y habéis batido muy bien no hace falta colar.

Mezclar el azúcar con la Maizena (mirando que no queden grumos).

Juntamos las dos mezclas (en este punto volví a colar por si quedaban grumos de Maizena) y poner a cocer a fuego medio, removiendo continuamente con la varilla para que no se nos pegue al fondo. Esto es lo más delicado del proceso.

Cuando ya esta cuajada y con la consistencia que queramos, hay que extenderla sobre una superficie fría (marmol, chapa, mesa, fuente de cristal) para que el enfriamiento sea rápido. Esto evita que la yema tome un color verdoso debido a la oxidación.


MONTAJE:

Partimos el bizcocho por la mitad y vamos mojando con una cuchara y el almíbar la parte de abajo (sería recomendable que si el bizcocho no está en la bandeja sobre la que se va a servir pongamos papel de hornear debajo para poder transportarlo con facilidad a la bandeja, ya que al humedecerlo será mucho más complicado moverlo). 

Una vez remojado rellenamos con la trufa. Tapamos con la segunda mitad del bizcocho y bañamos esta mitad también con el almíbar.

Cubrimos con la yema. Espolvoreamos con un azúcar y con un soplete de cocina quemamos hasta que nos quede doradita. 

Montamos un brick de nata con azúcar glass (200 grs. nata + 50 grs. Azúcar glass). Con esta nata untamos los bordes de la tarta y le añadimos almendras fileteadas que previamente doraremos en el horno durante unos 5 minutos (removiendo muy a menudo y estando muuuuuy pendientes porque en un minuto se nos queman).

Después hacemos unos rosetones de nata en la parte superior (un gustazo hacer "churrillos" con la manga pastelera, ¡me encanta!), y adornamos con los conejitos y adornos propios de la mona.

La verdad es que quedó deliciosa. Me queda un trozo en la nevera. ¿Alguien quiere?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada