lunes, 25 de octubre de 2010

Vanilla Bean Bundt Cake


Aquí estoy de nuevo con uno de mis postres. Bueno, de mis postres no, que se lo he "robado" a Bea, de El Rincón de Bea.

Navegando por los blogs "cocinicas" llevo un tiempo viendo este tipo de pastel (los Bundt Cakes). Los ponen tan requetebien en todos lados que nada más que por los elogios me entraron unas ganas de hacerlo...

Si mirais la receta que pone Bea, también conoceréis la historia de este tipo de pasteles, y más ganas os entrarán de hacerlo.

Y este finde tuve la ocasión, aunque no salió la cosa como yo esperaba. Y es que los dulces con prisas... como que no. Lo hice, quedó precioso y como iba con prisa lo desmoldé sin dejarlo reposar y estaba tan calentito que se quebró, de ahí que no tenga una foto del bizcocho entero.

Otra cosa es que no lo encontré "húmedo" como dicen en los blogs que debe quedar, no sé por qué, quizás por el buttermilk que no me quedó bien. El buttermilk lo hice casero y he de decir:

- Con leche de tetra brick que todos tenemos no me salió
- Con leche fresca que tenía también, salió algo mejor, pero no terminó de cortarse. No sé se debía darle más tiempo...

Hoy he visto en un foro que el buttermilk se puede comprar en el Aldi ya hecho, tendré que investigar y me quito de problemas. Igualmente digo, que seguiré probando hasta que me salga...

Y por último como no, hablar del resultado: a pesar de haberse quebrado y mi consiguiente cabreo es un bizcocho con un sabor delicioso, parece que uno está en Londres comiéndoselo, no sabe a dulce español, pero es exquisito. Un bizcocho consistente pero a la vez muy suave de comer. Haced la prueba. Yo voy a repetirlo (y también haré el de chocolate, que este si que apunta maneras...).

No me extiendo más y os paso la receta:

INGREDIENTES: (Para un molde Bundt de 25 cm.)
  • 1 cucharadita Bourbon (no tenía y no le puse)
  • 1 vaina de vainilla (yo usé 2 sobres de azúcar vainillado del Lidl)
  • 210 gr. harina todo uso (la normal)
  • 2 cucharaditas de levadura Royal (la mía Mercadona)
  • 1/4 cucharadita sal
  • 200 gr. mantequilla
  • 150 gr. azúcar
  • 30 gr. azúcar integral de caña
  • 2 huevos grandes enteros + 1 yema
  • 120 ml. buttermilk (*)
Precalentar el horno a 160º. Engrasar el molde especial de tubo con mantequilla y harina (los moldes de bund cake son los que tienes un agujerito en el centro y suelen ser metálicos, en el blog de Bea podéis ver más sobre este tema).

En una tacita verter el bourbon y en él echar las semillas de la vaina de vainilla que habremos abierto siguiendo estas instrucciones. La vaina la podremos guardar y conservar para otros usos.

Tamizar juntos la harina, levadura, sal y reservar. Batir la mantequilla con los dos tipos de azúcar hasta que consigamos una mezcla suave, haya blanqueado y el azúcar se haya disuelto.

Añadir los huevos y la yema uno a uno, a velocidad media. No añadir el siguiente hasta que el anterior esté totalmente integrado. Incorporar el bourbon con las semillas de vainilla. Añadir la mitad de la harina, batir hasta que se haya incorporado. Añadir el buttermilk de 1 sola vez, y cuando se haya incorporado añadir el resto de la harina. Echar esta mezcla en el molde engrasado de tubo que teníamos preparado y alisar la superficie. La masa solo llegará a la mitad del molde.

Hornear aproximadamente unos 55 minutos, o hasta que al pincharlo con una brocheta salga totalmente limpio (a mí me bastó con poco más de media hora, así es que estad pendientes al menos la primera vez).

Dejar enfriar en el molde sobre una rejilla unos 15 minutos. Pasado este tiempo desmoldar boca a abajo y dejar enfriar sobre una rejilla (yo no lo dejé reposar ese tiempo y se me quebró al desmoldarlo).

GLASEADO DE VAINILLA (Cantidades aproximadas)
  • 70 gr. azúcar glass tamizado
  • 3 cucharaditas de leche
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla (la venden en El Corte Inglés)

En un bol pequeño mezclar el azúcar glass, la leche y el extracto de vainilla. Remover con una cucharita hasta que tengamos una consistencia parecida al yogur líquido. Es posible que necesitemos añadir más leche (para hacer el glaseado más líquido), o más azúcar glass (para hacer el glaseado más espeso).

Decorar el cake en forma de zig zag con la glasa, o bien con una cuchara o con una manga pastelera pequeña. Dejar que la glasa se endurezca.

OBSERVACIONES:
Todos los ingredientes deben estar a temperatura ambiente. Podremos ir preparándolos y pesándolos con 1 hora de antelación.

(*) Si no tenemos buttermilk lo podemos hacer en casa de la siguiente manera:1 taza de buttermilk = 240 ml. de leche con 1 cucharada de zumo de limón o vinagre. Revolver y dejar reposar durante 10 minutos. Pasado este tiempo estará listo para utilizar (recordad que sólo usamos 120 ml no los 240). Tendrá la apariencia de leche cortada, o yogur muy suelto pero ésta es la textura del buttemilk. No hay que colarlo, se utiliza así mismo.

Este molde se debe colocar en la rejilla del horno a mitad de altura. Nunca se deberá colocar sobre la bandeja del horno, ya que el propósito del tubo es para la circulación del aire. Si lo ponemos sobre una bandeja, el aire no circulará y el horneado del centro no será uniforme. El horneado en este tipo de moldes tan gordos y oscuros es a una temperatura más bien baja, unos 160º.

Prefiero engrasar el molde con un poco de spray desmoldante, o en su defecto un poco de aceite antes de utilizar mantequilla y harina. Como las paredes del molde tienen muchos recovecos, hay que estar bien seguro que está perfectamente engrasado. Nos podemos asegurar de que sea así, pasándole un pincelito de silicona.

A la hora de comprobar si el bizcocho está hecho, debemos utilizar una brocheta , nunca un pequeño palillo, que no podremos pintar esta el centro del bizcocho debido a su tamaño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada